Menú Principal Inicio

4.2.4. Los ejes formativos para la población con discapacidad

Lo sonoro

  • Representación del sonido para invidentes, sordos y personas con síndrome de Down, con materiales didácticos.

  • La grafía no convencional en el lenguaje musical: ritmos y sonidos, representados con colores, líneas, puntos.

  • El silencio como marco imprescindible antes y después de cualquier manifestación vocal.

  • Práctica e interiorización rítmica y melódica.

  • Ejercicios de eco con distintas percusiones, exploración sonora para cada discapacidad.

Sonidos naturales, exploración sonora con los sordos, invidentes y síndrome de Down guiados por monitores, docentes de apoyo y pares.

  • Con el apoyo de la lengua de señas para la comunidad sorda.

  • Con el apoyo de la musicografía braille para la comunidad con discapacidad visual.

  • Con el apoyo de material didáctico visual y auditivo para asociar y relacionar los sonidos percibidos.

Canciones para la identificación del sonido con onomatopeyas.

Lo instrumental

Para población invidente y con discapacidad cognitiva, el trabajo instrumental se centra en montajes de obras sencillas con instrumentos melódicos como la flauta, xilófonos, carillones y percusión.

Para población con discapacidad auditiva, lo instrumental se desarrolla desde el trabajo del ritmo (pulso y acento en compás simple, marcaciones rítmicas, estructuras rítmicas con percusión corporal e instrumentos rítmicos y melódicos, disociaciones rítmicas corporales e instrumentales, y ritmo propio de la melodía).

  • El cuerpo y los instrumentos: posibilidades sonoras del cuerpo y posturas corporales para la interpretación.

  • Instrumentos sencillos e instrumentos corporales: sonidos emitidos por instrumentos de pequeña percusión y por las distintas partes del cuerpo.

  • Exploración del sonido producido por objetos e instrumentos.

  • Improvisación y composición de pequeñas piezas musicales.

  • Improvisación de motivos, pequeñas fórmulas rítmicas y melódicas.

  • Las posibilidades sonoras de los instrumentos en relación al material y la forma de tocarlos.

  • Acompañamiento rítmico de canciones y danzas: ostinato.

  • La flauta dulce: forma, origen, características y producción del sonido.

  • Técnica con la flauta: respiración, postura, ataque, articulación, fraseo y afinación y digitación de las notas re’, do’, si, la, sol, fa, mi, re.

  • Aplicación de la técnica de la flauta para la interpretación de canciones: ejercicios técnicos.

  • Los instrumentos de percusión y sus familias (membranófonos, idiófonos... etc.).

  • Utilización del cuerpo como instrumento de percusión.

  • Formas musicales elementales a través de las canciones populares o infantiles.

  • Los instrumentos de viento y los instrumentos de percusión de sonido determinado e indeterminado.

  • Coordinación para tocar e interpretar.

  • Realización de instrumentaciones para ambientar musicalmente una representación.

  • Interpretación instrumental con objetos sonoros para niños con síndrome de Down.

  • Utilización de instrumentos de percusión de sonido determinado.

  • Para síndrome de Down:

    • Vocalizaciones, emisión, disposición, emisión y dicción.

    • Percusión menor, placas sencillas.

  • Para sordos: Percusión, placas, marimbas y técnicas en lengua de señas.

  • Para invidentes: Flauta, guitarra por imitación auditiva y corporal.

  • Montajes en instrumental básico como placas, flautas y percusión.

  • Montajes con canecas.

  • Montajes con objetos sonoros, para personas con retardo mental leve, síndrome Down y sordos.

  • A la ronda ronda.

  • Agua de limones.

  • El trencito corre.

  • Los paticos.

  • Doña pata.

Lo vocal

  • Entonaciones de grados conjuntos, escalas e intervalo.

  • Canciones en compases binarios (pulso de negra).

  • Improvisaciones vocales a partir de patrones dados.

  • Práctica de canciones con acompañamiento del gesto y del movimiento.

  • Interpretación vocal para invidentes a partir de la lectura braille.

  • Técnicas básicas para la entonación en invidentes partiendo de la lectura en musicografía braille.

  • Notas conjuntas ubicando la escala musical en el cuerpo ayudándonos de un monitor.

Aprendizaje de rimas, retahílas, trabalenguas, para llegar a la canción en unísono y ostinatos.

Lo corporal

En este nivel, implica para la población con discapacidad auditiva, el manejo de lengua de señas en nivel básico. Se propone la interpretación de diferentes estructuras rítmicas con euritmia (percusión corporal) y con los instrumentos característicos de la metodología Orff (rítmicos y melódicos). También se propone el trabajo alrededor de la coordinación motora, desde las disociaciones rítmicas corporales e instrumentales, y el trabajo desde el ritmo propio de la melodía.

  • Utilización de la percepción sensorial corporal para la interpretación rítmica.

  • Elaboración rítmica de textos y transformación de textos en ritmos corporales.

  • La blanca, negra, corchea y silencio de negra en percusión corporal.

  • Ejercicios de independencia de las manos (lengua de señas, interpretación rítmica corporal, percepción corporal).

  • Sonidos naturales.

  • Exploración sonora con personas con discapacidad auditiva.

  • En invidentes y personas con síndrome de Down por monitores guías.

Lo auditivo

Para la población con discapacidad visual y síndrome de Down, este eje puede trabajarse desde la discriminación auditiva de las cualidades del sonido, objetos, instrumentos musicales, la identificación auditiva de diferentes sonidos y la discriminación de diferentes ritmos musicales por medio de audiciones.

  • El sonido y sus cualidades: sonidos largos, cortos, fuertes, pianos, graves y agudos.

  • Lectura de canciones y fórmulas rítmicas a partir de patrones dados como ejemplos en audiciones con instrumentos melódicos.

  • Silencios (de blanca, de negra y corchea), términos para la intensidad (pianísimo, piano, fuerte, muy fuerte), signos de repetición, signos de prolongación (ligadura y puntillo) y las notas de la escala diatónica.

  • Lengua de señas y Braille para la discriminación tímbrica de sonidos a interpretar en los montajes básicos.

  • En personas con discapacidad visual: alturas timbres duraciones con audiciones de instrumentos melódicos y armónicos.

  • En personas con discapacidad auditiva: percusiones corporales asociadas a las alturas con monitores y guías.

Canciones para reconocimiento tímbrico con instrumentos de percusión menor, y placas.

Sentidos

Para esta población, los sentidos tienen un enfoque diferente al planteado para otras poblaciones. Así, el sentido creativo imprime a la formación musical para población con discapacidad, la búsqueda de compartir vivencias musicales con los compañeros del grupo, que permitan enriquecer las relaciones afectivas con la música a través de la interpretación de instrumentos de percusión. Así mismo, desde este sentido se propone que las personas conozcan la disponibilidad del cuerpo como vehículo de expresión musical y de disfrute inmediato sin exigencias técnicas previas.

De otro lado, para el sentido estético-analítico se procura que esta población conozca las virtudes estéticas y musicales de la práctica musical a través del aprendizaje de repertorios de fácil interpretación, así como desarrollar la conciencia de las normas que rigen la actividad musical de conjunto y aceptar la responsabilidad que, como miembro de un grupo, se contrae con la música y con los compañeros. Es pertinente también reconocer y saber responder a los gestos de la dirección y adquirir la capacidad de interpretar la música de acuerdo con ellos.

Anterior Siguiente