Menú Principal Inicio
Inicio
3. Los formatos en el nivel básico
3.5. Orquestas

3.5.5. Pautas para la elección y manejo del repertorio

El eje transversal del proceso formativo musical es el repertorio. La selección del mismo debe atender de manera coherente los niveles de dificultad, contexto y naturaleza de la agrupación, pues a través del repertorio circulan los procesos pedagógicos direccionados a la apropiación de los ejes formativos de lo sonoro, lo auditivo, lo corporal, lo vocal y lo instrumental.

El trabajo desde el repertorio permite la inclusión de múltiples niveles de formación dentro de las obras propuestas para este nivel. Además, fomenta la diversidad con abordajes de diferentes géneros, épocas, estilos, corrientes estéticas y contextos, y supone retos para la agrupación en términos de evolución en la complejidad de las obras.

La experiencia del ser a través de un repertorio adecuado y diverso, desarrollará desde los sentidos creativo, lúdico y estético – analítico, aprendizajes en diferentes aspectos como el cognitivo y emocional, porque posibilita el contacto con expresiones sonoras que logran empatías de la subjetividad y la intersubjetividad.

La práctica musical del conjunto instrumental sinfónico concentra su quehacer a partir de la elección del repertorio, lo que implica consideraciones como la dificultad y la instrumentación del mismo, sin embargo existen otras variables de suma importancia, como su forma musical y estructura, su estética musical, su identidad cultural y el contexto tanto de la obra como de la agrupación. La proyección artística de la orquesta también interviene al momento de programar repertorios por la pertinencia de éste con los eventos y escenarios, y la correspondencia con la audiencia a los que se destina. A continuación se mencionan dos consideraciones importantes para la selección y manejo de repertorios en la orquesta sinfónica:

Grados de dificultad

Los grados de dificultad hacen referencia a un conjunto de consideraciones en distintos niveles de estructuración musical que permiten identificar la coherencia y ordenamiento de los repertorios dentro de un proceso de aprendizaje, favoreciendo el desarrollo técnico e interpretativo de la agrupación entendida como un todo, pero también desde la individualidad de sus integrantes.

  • Nivel tímbrico

  • Nivel ritmo – métrico

  • Nivel melódico

  • Nivel armónico

  • Nivel textural y orquestal

  • Nivel técnico – expresivo

  • Nivel formal

La clasificación de dicha gradación da cuenta de unos contenidos secuenciales y sistémicos, enfocados a los desarrollos progresivos de los componentes técnicos, teóricos y estéticos que son percibidos en la práctica de conjunto a través de los repertorios. De tal manera, los repertorios abordados deben ser seleccionados atendiendo a la correspondencia con los grados de dificultad constitutivos de estas obras, y que estén al alcance de la agrupación de nivel básico.

Instrumentación variable

Un alto número de escuelas municipales de música no dispone de plantillas completas dentro de sus agrupaciones instrumentales. Frecuentemente el elevado costo de algunos de los instrumentos, especialmente en el caso de los vientos, dificulta la adquisición de una plantilla sinfónica ajustada bajo criterios de cantidad de instrumentos, de balance y de timbre, lo que representa un factor condicionante del desarrollo de los procesos pedagógicos y artísticos, así como de disfrute y aprendizaje.

En ese sentido, encontramos con regularidad orquestas que se enfrentan a repertorios sin tener el formato completo que exige la obra, por ejemplo sin fagotes o sin oboes, y es menester que el director realice ajustes dentro de la instrumentación original de la pieza para suplir dichas carencias con otros instrumentos disponibles.

Otra de las variaciones de la instrumentación tiene que ver con la alteración de los roles de algunos instrumentos en función de permitirles mayor o menor exigencia técnica dentro de determinada obra. Dado que los niveles y ritmos de aprendizaje de los integrantes de una agrupación son diferentes, lo que favorece esta alteración es acercar más la partitura a las posibilidades técnicas del intérprete, aun cuando la clasificación por grados de dificultad ya enmarca la obra bajo los parámetros anteriormente descritos. En este proceso pedagógico, se puede apreciar la manera en que los elementos de la triada práctica–conocimiento–disfrute se potencian mutuamente al enriquecer el vínculo del instrumentista con lo musical.

Nivel 1

Jesucristo Superstar

Género: Ópera rock

Compositor: Andrew Lloyd Webber

Arreglo: Oscar Fernando Trujillo

Nivel 2

Música para los juegos artificiales

Género: Obertura.

Compositor: George Friedrich Händel.

Arreglo: Richard Meyer

Tierra labrantía

Género: Pasillo

Compositor: Carlos Vieco – León Zafir.

Arreglo: Rubmarth Gabriel López

Nivel 3

Cuarto movimiento de la Sinfonía Nº 1

Género: Sinfonía

Compositor: Johannes Brahms

Arreglo: Richard Meyer

Alfred Music Publishing

Harry Potter and the Deathly Hallows (Parte 1 Selección)

Género: Banda sonora

Compositor: John Williams

Arreglo: Michael Story

Alfred Publishing Belwin Division

Nivel 4

Spanish dance Nº 1

Compositor: Enrique Granados

Arreglo: Clark McAlister

Ludwig-Masters Publications

Anterior Siguiente