Menú Principal Inicio
Inicio
3. Los formatos en el nivel básico
3.5. Orquestas

3.5.4. Los ejes formativos en orquestas

El proceso de formación del nivel básico para el formato de orquesta sinfónica debe asegurar el logro de alcances para cada uno de los ejes formativos propuestos:

Lo sonoro

  • Cómo el instrumentista se involucra con su sonido en el contexto del grupo.

  • Cómo la sonoridad de la orquesta permite un acercamiento al diverso mundo de la música orquestal.

  • Cómo la experiencia de lo colectivo desarrolla una percepción sonora más amplia y rica desde lo tímbrico, la intensidad, la expresividad y la emoción.

  • Recursos sonoros propios de la naturaleza de cada instrumento.

  • Búsqueda permanente de una identidad sonora versátil.

  • Comprende elementos musicales del mundo sonoro que lo rodea, como timbres, fuentes sonoras, intensidad, altura y duración.

  • Reconoce cualidades estéticas en los referentes sonoros que lo estimulan en la práctica de conjunto.

  • Encuentra significación artística en el ordenamiento musical que se descubre a través de los repertorios.

  • Empieza a desarrollar una autonomía para su desempeño individual dentro de la práctica colectiva.

Lo auditivo

  • Apreciación y diferenciación de los roles instrumentales dentro de la agrupación, (melódico, acompañamiento, etc.) identificando planos sonoros.

  • Ampliación de la percepción auditiva musical.

  • Desarrolla una conciencia de escucha individual y grupal en beneficio de la música misma.

  • Desarrolla el concepto de afinación desde la interpretación de su instrumento.

  • Vivencia sensaciones armónicas de diversas corrientes estéticas presentes en el repertorio propuesto.

  • Identifica auditivamente algunos elementos y líneas musicales de los demás instrumentos.

  • Ejecuta su línea musical en el instrumento, escuchando a los demás como complemento.

  • Explora balance sonoro dentro de su sección y de la agrupación.

  • Reconoce en los diferentes momentos de la ejecución musical el rol que desempeña, dentro de la diversidad de planos sonoros existentes.

Lo corporal

  • Propicia distintas actitudes corporales generadas por diversas músicas.

  • Exteriorizar corporalmente las sensaciones concebidas en la interpretación musical.

  • Conciencia del instrumento entendido como una extensión del cuerpo.

  • Postura corporal y postura del instrumento.

  • Cuidado corporal en referencia a la técnica específica del instrumento.

  • Avanza de manera notable en aspectos técnicos en referencia a patrones de acción de coordinación de distintos grupos musculares propios de la interpretación instrumental.

  • Conoce hábitos de cuidado del cuerpo para la práctica musical.

  • Experimenta estiramientos, calentamientos y ejercicios de relajación corporal.

  • Desarrolla un uso de una buena postura corporal y del instrumento.

  • Explora la expresión corporal en la interpretación de repertorios diversos.

Lo vocal

Lo instrumental

Concepto:
  • Exploración de las posibilidades de producción del sonido del instrumento.

  • Cuerdas: agarre del arco, manejo del arco, cambios de arco, golpes de arco y regiones del arco.

  • Vientos: respiración, manejo del aire, aproximación al instrumento a través del uso de sus partes (boquillas y cañas)| y articulaciones.

  • Percusión: técnicas de baquetas, golpes, redobles, efectos, etc.

  • Descubre calidad sonora en la interpretación de su instrumento.

  • Procura el hábito de prácticas de estudio individual para mejorar desde la técnica.

  • Prueba las posibilidades del registro de su instrumento.

  • Experimenta y conoce diferentes posibilidades técnicas de emisión de sonido en su instrumento.

  • Cuerdas: conoce aspectos del manejo del arco, las regiones del arco y golpes de arco.

  • Vientos: desarrolla el manejo del aire, la respiración y la ejecución de articulaciones.

  • Inicio de un instrumento armónico.

Para el abordaje de los contenidos se proponen las siguientes pautas metodológicas, como espacios de aprendizaje que integran el proceso formativo de la población estudiantil en la orquesta sinfónica:

Clase colectiva de instrumento: en un panorama ideal, debe estar orientada por un experto en cada instrumento o al menos por un intérprete con afinidades en cuanto a la familia instrumental requerida. Se abordan especialmente los aspectos técnicos, ojalá con una periodicidad semanal. Como se mencionaba anteriormente, pueden ser clases de hasta cinco estudiantes para enriquecerse pedagógicamente de las experiencias del otro.

Taller de fila: sesiones de trabajo con los demás instrumentos de la misma fila para abarcar elementos de ensamble y perfeccionamiento técnico. Muchas escuelas de música utilizan la figura del monitor o tallerista, quien debe tener experticia y experiencia en la enseñanza musical. Normalmente se encarga de este taller de fila con una periodicidad variable dependiendo de las exigencias del repertorio.

Seccional: espacio de trabajo donde confluyen los instrumentos de una misma familia. Se abordan aspectos de ajustes de métrica, timbre, volumen, fraseo, afinación, entre otros. Puede estar orientado por el monitor o director con una periodicidad semanal.

Ensayo general: encuentro formativo con la agrupación en pleno donde se procuran actividades de ensamble, interpretación, color y balance, entre otras, a cargo del director de la agrupación. Deben realizarse entre dos y cuatro encuentros semanales.

Clase de teoría: sesiones de estudio de los aspectos teóricos de la música como la lecto-escritura y demás elementos presentes en los repertorios abordados en la orquesta.

Todas estas pautas requieren de una preparación consciente que permita desarrollos de aprendizajes significativos en los tiempos prudentes. La pedagogía debe ser rica y flexible para tomar diversos elementos que potencien las cualidades de los estudiantes, donde lo social y lo afectivo tienen gran importancia.

Anterior Siguiente