Menú Principal Inicio

3.5.3. Bases técnicas para fundamentar la práctica vocal-instrumental

Exposición de todos los instrumentos que conforman la orquesta a cargo de los formadores o del director.

Motivación a los estudiantes para la selección del instrumento, logrando una plantilla instrumental ajustada y balanceada, como se mencionó anteriormente.

El proceso de iniciación instrumental comienza con el reconocimiento del instrumento: cómo está constituido, cómo es su mecanismo y cómo produce su sonido, cómo se ensambla y se desarma, y como se realiza su limpieza.

Desde aquí se procura un aprestamiento corporal en función del instrumento seleccionado, para desarrollar una postura adecuada y un manejo de cuerpo de manera orgánica, es decir, libre de tensiones y de prácticas perjudiciales como movimientos corporales indebidos o sobreesfuerzos innecesarios.

Desde el principio es fundamental propiciar en los estudiantes buenos hábitos de estudio individual, de manera disciplinada y dedicada. Son cualidades esenciales para los desarrollos técnicos en cada una de las familias instrumentales. Estas pautas requieren de un conocimiento amplio y experiencia de los formadores responsables de la enseñanza de cada instrumento, pues son los encargados de consolidar las bases técnicas para la ejecución del mismo. En la actualidad son de fácil consecución la mayoría de métodos de estudio para cada instrumento y demás material escrito y bibliográfico que son utilizados en los procesos de iniciación instrumental, además muchos de los formadores producen sus propios materiales y enriquecen los existentes de acuerdo a su experiencia, a su capacidad creadora y a las necesidades específicas del contexto.

En el nivel básico, la presencia de diferentes instrumentos transpositores en varias tonalidades dentro del conjunto instrumental sinfónico presupone una consideración especial dado que la aproximación a las digitaciones de algunas tonalidades y escalas musicales comprende cierta complejidad, por ejemplo, para instrumentos de viento como los clarinetes. En el caso de la cuerda sucede también por los moldes de algunas escalas y tonalidades, como en el violín. La iniciación musical en cada instrumento toma como punto de partida la naturaleza del mismo, de tal manera que las tonalidades se van abordando gradualmente. Por esta razón, al juntar instrumentos de distintas afinaciones en la agrupación, la selección de las tonalidades de las obras a interpretar merece revisión para coincidir con los desarrollos técnicos de cada familia instrumental.

Anterior Siguiente