Menú Principal Inicio

3.5.2. Introducción y desarrollo del formato

Para este formato, tras la exploración y elección instrumental, se trabaja el desarrollo de elementos mínimos de lo técnico-instrumental que permitan potenciar habilidades y destrezas elementales en cada una de las áreas instrumentales.

Los formadores y directores tienen la tarea de mostrar los diferentes instrumentos, motivando a sus estudiantes de acuerdo a las intenciones de los mismos, pero también atendiendo a las necesidades de plantilla de la agrupación, en aras de que no quede ningún instrumento excluido o que no queden demasiados estudiantes en determinado instrumento. Aquí se da espacio a un proceso de iniciación instrumental más individual que cimienta las bases mínimas desde lo técnico en cada una de las áreas instrumentales, ojalá con la guía de un experto en el instrumento. Esta formación técnica puede ser en un pequeño colectivo (clases de cinco estudiantes, por ejemplo), de tal modo que siempre podrán hacer música juntos. Dependiendo de la intensidad horaria, se calcula que entre tres y seis meses después finalmente se reúnen los diferentes instrumentos para conformar la orquesta.

El formato sinfónico se enmarca dentro de una estructura curricular que debe propiciar una formación integral a través de áreas musicales específicas.

Anterior Siguiente