Menú Principal Inicio

1. LOS SENTIDOS EN EL NIVEL BÁSICO

1.1. Sentido lúdico

Este sentido atañe a la exploración, la curiosidad, la sorpresa y la gratificación que pueden darse en las diferentes prácticas, como materia enriquecedora que posibilita la libertad y reconocimiento de los estudiantes, pues les permite ser ellos mismos, redescubrirse y encontrar los elementos que les presenten un panorama más claro frente a los proyectos musicales.

El juego creativo se convierte en la estrategia que muestra las rutas necesarias para el abordaje de los diferentes formatos, y es importante entender que, además de ser un elemento pedagógico imprescindible en todos los procesos, es vital en los resultados musicales obtenidos. El acercamiento a los instrumentos musicales, las técnicas y los códigos, debe darse a través del juego, pues permite la flexibilidad, evita que la exploración sea una camisa de fuerza, posibilita el conocimiento y el bienestar en la práctica.

Lo lúdico y el disfrute marcan una pauta que debe perpetuarse a través de la vida, no solo en lo artístico musical sino en todas las manifestaciones de la misma. El aprender por medio del disfrute permite en todo momento una mayor aprehensión de los conceptos, técnicas y todo lo que se necesite para el desarrollo del ser humano. El arte y la música deben marcar la expresión y el reflejo del ser, de su mundo, de su vida, de su entorno, de sus sueños y sus metas. Siempre, para lograr una vanguardia o una exploración que va a ir más allá en búsqueda de nuevos horizontes, caminos y expresiones, el disfrute del conocer y del aprender, marcará el punto común en todas las actividades, y la música no es ajena a esto. El disfrute le da una razón de ser a cualquier actividad, al aprender y al crear. Finalmente, también la disciplina proviene del disfrute y del gusto por la actividad a desarrollar.

Estimular las habilidades cognitivas por medio de prácticas vivenciales y participativas que promueven el disfrute, permite una mejor aproximación al aprendizaje. En el nivel básico se deben continuar favoreciendo espacios de goce que permitan establecer diálogos encaminados al respeto por la diferencia y por el otro. Aquí se pueden mencionar principios fundamentales como el juego, la variedad, la novedad, la comodidad y la motivación.

Para el beneficio de los ejes formativos, el sentido lúdico implica dar continuidad a las prácticas colectivas activas, participativas, y de fomento del compartir experiencias y pequeños saberes adquiridos recientemente, que nutrirán también a otros. Es considerar todo lo que ocurre dentro del contexto de la práctica colectiva como una posibilidad de aprendizaje y de dar valor a la experimentación como posibilidad formativa. El juego ahora es una elaboración más retadora: no es ganar o perder, sino jugar para aprender. Los llamados “cocos” ahora son un juego, los dictados son un juego, el reconocimiento armónico es una práctica retadora para divertirse y aprender1.

Anterior Siguiente